Monthly Archives: Marzo 2008

  • -

La Materia Oscura

Category : Libros

Habiendo terminado de leer el último libro de la trilogía “La Materia Oscura” de Philip Pullman no puedo menos que escribir alguna líneas para, en principio, recomendárselo a todo el  mundo. Siempre después de leer alguna saga que me ha gustado mucho me quedo pensando: se producirá de nuevo el hecho de que, dentro de no mucho tiempo, aparezca algo que me conmueva, me desafíe y me maraville como lo que acabo de leer?; o existe el riesgo de que las buenas historias sean contadas con los dedos de una mano y al final se acaben? Me pasó con El Señor de los Anillos, al terminar de leer esos libros preguntarme: y ahora qué? Y apareció Harry Potter. Y habiéndose terminado la saga de Harry me hice la misma pregunta. Y casi de casualidad apareció La Materia Oscura de Philip Pullman. Un dato gracioso es que en mi biblioteca estaba hacía años un ejemplar de la primera edición de Luces del Norte y nunca le había pasado pelota, hasta que lo rescaté después de ver la peli de La Brújula Dorada. Lo bueno de la experiencia es adquirir una especie de certeza de que los buenos libros son interminables, los buenos libros son más frecuentes que los malos y que es alta la posibilidad de leer buenas historias contadas en buenos relatos. Así y todo La Materia Oscura es una anomalía dentro de lo que es la literatura de género: es inclasificable como libro infantil, es demasiado entretenido para ser metafísica, es incendiario ideológicamente y maravilloso en su lirismo literario. Y sobre todo es leal a su lector desde el principio hasta el fin. Es la obra de un humanista extremo, un tipo honesto que jamás parece renegar de su condición humana, su falibilidad y su esperanza a prueba de balas en las personas. Los últimos capítulos de “El catalejo lacado” tienen implicaciones morales, espirituales y filosóficas tan profundas que hasta ahora me pregunto cómo logró construir con todo eso un relato tan ameno, delicioso y fácil de leer. Si uno pone en contexto la obra de este genio se da cuenta de que está respaldado por la inabarcable tradición de los románticos ingleses, tipos valientes que dejaron de mirar para arriba para mirarse a ellos mismos y a sus semejantes, hicieron del hombre el centro y la excusa de su producción artística. En los agradecimientos del final de la trilogía le pone un lugar especial a “la obra de William Blake”; lo cual no es un dato menor, Philip Pullman es el Presidente de la Blake Society de Londres y toda su obra esta amparada por la sombra de tan ilustre predecesor. Muy probablemente todavía pasen algunos años hasta que la obra de Philip Pullman pueda ser apreciada en su verdadera magnitud; o hasta que esta celebración de la intertextualidad sea comprendida por más personas. El hecho es que muy probablemente algún día Lyra se siente a tomar el té con el Sombrerero Loco y Alicia de Lewis Carroll. Un par de cositas más: en el último libro la Doctora Mary Malone conoce a un grupo de seres que parecen tener conciencia. Su reflexión es: “no son humanos, pero son personas”. Esa definición de “persona” resume la postura de Pullman frente al fenómeno inexplicable de la vida, la inteligencia y la autoconciencia del mundo material. Para pensar. Y por último, una frase que dijo al recibir el premio Carnegie Medal por La Materia Oscura:
“Todas las historias enseñan, lo pretenda o no el narrador. Enseñan el mundo que creamos, y la moral según la cual vivimos. Lo que necesitamos no son listas de lo que es correcto y lo que es erróneo, de lo que debe o no debe hacerse, sino libros, tiempo y silencio“No debes” se olvida pronto, “érase una vez” nos acompaña para siempre.”
Philip Pullman

Algunos enlaces: