The Grand Budapest Hotel

  • -

The Grand Budapest Hotel

Category : Películas

Wes Anderson es uno de estos directores que se van abriendo camino hacia la categoría de “autor” cada vez más rápido. Me acuerdo que cuando vi “The Royal Tenembaums” me pareció una película maravillosa con unos personajes por completo encantadores. Ahora, cuando decía esto delante de alguien me respondía seguramente que se había aburrido porque le faltaba humor o no le había pescado la onda.

Y la verdad es que a las películas de Wes Anderson, humor es lo que les sobra. Pero claro, la explicación reside en que “The Royal Tenembaums” no es Los Locos Adams, y ahí está la clave del cine de este director.

“The Grand Budapest Hotel” es la condensación de todas las obsesiones formales del Wes Anderson: todo es artificio, todo parece una maqueta, la cámara se mueve con una precisión casi mecánica, los personajes ocupan su lugar en el cuadro como si fueran los santos de yeso de una iglesia europea. Y aún así está llena de una ternura y un peso humano que la convierte en una película adorable desde principio a fin.  Los personajes son un encanto: el gigoló venido a menos, caradura y refinado que interpreta Ralph Fiennes cae en esa categoría de tránsfugas que uno no puede dejar de querer a pesar de ser un chanta y un cínico de profesión. Y ni hablar del botones que lo sigue a todos lados como su sombra y se convierte en su cómplice, su amigo, discípulo y prácticamente su hijo, no se puede creer el carisma que irradia aun conservando la misma expresión toda la película.

El elenco es uno de esos lujos que parecen darse los directores cada tanto: Tilda Swinton, Adrien Brody, Jeff Goldblum (mi favorito), Bill Murray, el grandioso F. Murray Abraham y muchos más. Imperdible!